Consejos básicos para la práctica del senderismo (II)

Seguimos con nuestro tándem de posts dedicados al senderismo.

4) Otro aspecto a comentar es el de las herramientas que nos pueden ayudar y facilitar el desarrollo de la caminata. Vamos a ver qué hay:

a) Para que se refiere a la orientación, si sólo vamos con mapa de papel, la brújula es una herramienta útil. Gracias al mapa y la brújula nos podremos orientar en todo momento a pesar de que haya niebla y o se oscurezca. En principio, casi todos los mapas están orientados hacia el norte, es decir, que la parte superior del mapa corresponde al norte. Actualmente, sin embargo, gracias a las herramientas que las nuevas tecnologías de los aparatos GPS y los móviles inteligentes nos proporcionan, podemos llevar mapas digitales y utilizar aplicaciones con guiado por GPS incorporado que, sin duda, nos facilitarán mucho el seguimiento del itinerario , en algunos casos sin necesidad de cobertura de datos de internet. En este sentido, le aconsejamos que haga un vistazo a la aplicación gratuita de la plataforma Naturaleza Local, donde encontrará muchas posibilidades de itinerarios autoguiados con el valor añadido de poder guardar los datos de guía de la ruta en el dispositivo, de por lo que podrá seguir sin necesidad de cobertura (algo con lo que nos podemos encontrar a menudo en muchos lugares y rincones apartados de los grandes núcleos de población). Además del recorrido del itinerario, la aplicación también nos localiza e interpreta los principales elementos del patrimonio natural y cultural que iremos encontrando durante el recorrido.

b) También vale la pena llevar un frontal de luz en la mochila, ya que nos puede ser útil si se nos oscurece o necesitamos luz extra en alguna momento del itinerario (para entrar en alguna cueva, gruta obrada, etc. ).

c) Aunque no es imprescindible, unos bastones de senderismo nos ayudarán a mantener el equilibrio y repartir más el peso de la mochila. Sin embargo, son incómodos si tenemos que hacer tramos de trepada, ya que en este hay que utilizar las dos manos para ir asegurando el paso.

 5) Hay un aspecto interesante en el que también hay que prestar un poco de atención: la ingesta de alimentos y agua. La constante hidratación es un aspecto fundamental para mitigar el aumento de la fatiga y el buen estado físico durante y después del recorrido. Lleve, pues, agua suficiente para todo el recorrido (calcule al menos medio litro de agua por cada hora y media o dos de recorrido, más si estamos en el pico del verano). Y siempre es mejor beber pocos tragos y más a menudo que no beber mucha de golpe y en pocas ocasiones. Podemos reforzar la hidratación con bebidas isotónicas si se prevé un recorrido largo y con un desnivel pronunciado, para compensar la pérdida de sales minerales con la constante sudor. No es aconsejable beber agua de arroyos ni de ríos en los que el agua haya transcurrido por el aire libre; sí de fuentes donde el agua brote directamente del interior de vetas subterráneas y manantiales, a no ser que se indique explícitamente que el agua no es potable o no se puede asegurar la potabilidad. En cuanto a la alimentación, comer siempre alimentos ligeros, fáciles de digerir y que aporten energía adicional en nuestro cuerpo, como pueden ser los frutos secos, el chocolate, los cereales y la fruta. Y siempre es mejor comer poco ya menudo que copiosamente en una sola comida a lo largo del itinerario.

senderismo en invierno

6) Ya para terminar, algunas otras cosas a tener en cuenta:

a) Recuerde llevar la batería del móvil cargada al comenzar la ruta; nunca se sabe si habrá haberlo menester bastante rato en caso de situaciones imprevistas. Lleve, si conviniera por la longitud del recorrido, batería de repuesto, sobre todo si lo usamos para que nos guíe.

b) Evitar ir solos a caminar. En su caso, sin embargo, dejar dicho siempre a donde vaya, qué recorrido tiene pensado hacer y la hora de regreso prevista.

c) Disfrute y tenga curiosidad por la naturaleza y respetadla! Llévese siempre todos los desechos a casa, incluso la orgánica. Tenga en cuenta, también, con la especial protección de zonas vulnerables a la erosión del suelo y del ecosistema.

d) Si no tiene demasiada experiencia en orientarse en la montaña, no salga nunca de los caminos más trillados.

e) No cargue nunca lo superfluo en la mochila, el peso crece desmesuradamente a lo largo del camino.

f) Si va en grupo, no pierda el contacto visual con el resto de compañeros. No abandone ni deje nunca atrás un compañero de ruta.

g) Si va en bicicleta, cree que ha de compartir el camino con los peatones, que siempre tendrán preferencia. Circule con precaución y preferentemente por caminos de carro y pistas anchas.

h) En caso de accidente, mantenga la calma. Avisar al servicio de emergencias (112) y dar la localización de la manera más exacta posible. Siga estrictamente sus recomendaciones. A ser posible, no dejar nunca solo al accidentado y cubrirlo con ropa de abrigo.